misionpyme.com
misionpyme.com

Pymes se autoexcluyen del sector financiero

1AUn reciente estudio de la Cepal encontró que un fenómeno que merece atención en la inclusión financiera de las micro y pequeñas empresas es su preferencia por recursos internos para su financiamiento, lo que muestra que a pesar de los esfuerzos de la banca y los gobiernos por ampliar la oferta de servicios aún hay desconocimiento sobre la importancia de acceder al crédito para crecer.

La investigación, denominada “Inclusión Financiera para la Inserción Productiva de las Empresas de Menor Tamaño en América Latina”, preparado por Joao Carlos Ferraz y Luma Ramos, indica que por tener acceso limitado al financiamiento, las mipymes se enfrentan a dificultades para hacer las inversiones necesarias con el fin de elevar la productividad, la competitividad de sus actividades, desarrollar nuevos mercados y realizar nuevas contrataciones.

Entre las razones de la exclusión voluntaria se encuentran la limitada información sobre las ventajas y desventajas de recurrir a recursos de terceros, a que tampoco tienen la capacidad necesaria para analizar sus necesidades financieras y a que aún sienten que los servicios bancarios son inadecuados frente a sus demandas, muy particulares en cuanto a acceso y costo.

Este hallazgo coincide con las últimas cifras de la Banca de Oportunidades, expuestas por su directora Juliana Álvarez, quien afirma que efectivamente las microempresas y las pymes se autoexcluyen del sector financiero. Argumenta que cuando se le pregunta a este tipo de empresas por qué no solicita crédito, responden que no lo necesitan, lo cual confirmaría que hay una autoexclusión del sistema financiero, que en cambio cree que sí lo requieren.

Según su análisis, 776 empresas en Colombia tienen un producto financiero, de las cuales el 73,3% realmente lo mantiene activo.

Argumenta que solo el 15% de los microempresarios y el 40% de las pymes solicita crédito al sistema financiero y en la mayoría de los casos les es concedido en el plazo y el monto solicitado.

Volviendo a la investigación de la Cepal, señala que los bancos muestran preferencia por las empresas grandes, que suponen un menor riesgo para sus operaciones y que el sistema bancario tiene capacidad de ofrecer servicios prácticamente a todas las empresas en la gran mayoría de los países de la región, aunque hay diferencia entre las de distinto tamaño en lo que respecta a la disposición al endeudamiento y al valor de los créditos.

También resalta que hay una relación directa entre el nivel de capacitación empresarial, el grado de complejidad de la actividad productiva a la que se dedica la empresa y las condiciones de financiamiento, es decir que cuanto menor es el nivel de capacitación empresarial, más simple es la naturaleza del sector y cuanto más incierto es el ambiente económico, menor es la propensión de las empresas de menor tamaño a vincularse con el sector financiero. 

Finalmente, cuando se vinculan con este, lo que requieren son instrumentos financieros igualmente simples. A medida que las empresas de menor tamaño progresan en términos de organización y complejidad empresarial y sectorial, sus necesidades financieras se van haciendo cada vez más complejas. 

De esta forma, las instituciones financieras de desarrollo y las políticas públicas se enfrentan a importantes desafíos que exigen el conocimiento de los intereses, las potencialidades y capacidades de las empresas más pequeñas, así como la disposición a explorar y tomar en consideración las oportunidades existentes. 

Otro reto es el relacionado con la sensibilidad de las pymes al ciclo económico. Por eso es oportuno y necesario que las instituciones financieras desarrollen mecanismos e instrumentos para hacer frente a las etapas de desaceleración y recesión del ciclo económico.

Encuentre en el siguiente enlace el estudio completo

:https://www.cepal.org/es/notas/documentos-proyecto 

Visite:

https://www.cepal.org/es/proyectos/inclusion-financiera-pymes 

0
0
0
s2sdefault