3 claves para gestionar con efectividad el flujo de caja

17 de junio de 2024

La correcta administración del flujo de caja es esencial para que los negocios sean rentables y sostenibles. Por eso, las empresas deben aprender a administrar sus recursos de manera eficiente. ¡Conoce tres recomendaciones clave para lograrlo!

Según un informe de Confecámaras, en Colombia se crearon más de 300 mil nuevos negocios en 2023, pese a los retos que presenta la economía en los últimos años. Para que estas nuevas empresas y las existentes prosperen es crucial que manejen de manera adecuada su flujo de caja.

La gestión del efectivo es parte fundamental del crecimiento de las organizaciones, ya que permite transformar las ideas en iniciativas rentables, tomar decisiones oportunas en cuanto a los recursos disponibles y mitigar riesgos como el de liquidez y de cartera.

Para lograrlo, María Elizabeth Bedoya Mejía, experta en gestión financiera y Chief Credit Officer de Exponencial Confirming, afirma que es necesario tener un conocimiento detallado del negocio así como de las salidas y entradas de dinero; del mismo modo es importante monitorear de forma periódica el flujo de caja para validar el correcto recaudo de las cuentas por cobrar e identificar en qué momento se pueden presentar faltantes que afecten la operación o la ejecución de proyectos dentro estratégicos para la empresa.

Flujo de caja y ciclo de vida empresarial

En las fases iniciales, muchas empresas lidian con un desbalance en su flujo de caja debido a que no cuentan con las ventas adecuadas para cubrir los costos y gastos de la operación, ya que sus productos o servicios aún no han ganado suficiente tracción en el mercado. 

Este problema se agrava cuando se tiene una estructura de costos y gastos más robusta para impulsar el posicionamiento de manera acelerada. Con ello, la empresa acumula un déficit de caja difícil que usualmente cubren los fundadores con sus propios recursos pues el acceso a financiación de terceros es más compleja debido a que están en una etapa temprana de emprendimiento.

En contraste, las empresas más consolidadas enfrentan retos relacionados con la optimización del ciclo de efectivo, la mejora de fuentes de ingresos, la diversificación de su cartera de clientes y proveedores, y la ejecución de nuevos proyectos.

La correcta implementación y gestión del flujo de caja es vital para conocer con anticipación las condiciones de liquidez y la capacidad financiera de la empresa, permitiendo así cumplir con sus obligaciones y crecer de forma sostenida.

Gestionar el flujo de caja sin ahogarse en el intento

Para superar estos desafíos y mejorar la liquidez de las empresas, la experta en gestión financiera recomienda: 

1. Construir y proyectar adecuadamente el flujo de caja

Se puede hacer mediante métodos directos e indirectos, siendo el último el más común. Este método se determina a partir de la utilidad del estado de resultados y se divide en tres categorías principales:

  • Actividades de operación: incluyen entradas y salidas de dinero relacionadas con la operación diaria del negocio, como salarios y costos operativos.
  • Actividades de inversión: consideran las inversiones en activos como maquinaria y equipos.
  • Actividades de financiación: involucran las transacciones financieras, como la emisión de acciones y el pago de deudas.

Un flujo de caja positivo es ideal, ya que indica que las entradas de efectivo superan a las salidas. Por el contrario, un flujo de caja negativo demuestra una necesidad de liquidez y es una alerta que requiere acciones en el corto y mediano plazo.

Para evitar que esto suceda, es crucial planificar el flujo de caja al inicio del año y monitorearlo regularmente. Esta práctica permite prever comportamientos futuros y tomar decisiones oportunas.

2. Conocer el ciclo de efectivo de tu negocio

El ciclo de efectivo es la diferencia entre el ciclo operativo y el ciclo de pagos. Comprenderlo ayuda a identificar si el negocio está atrapando o liberando caja. Para calcularlo, se suman los días de rotación del inventario y de las cuentas por cobrar, y se restan los días de rotación de las cuentas por pagar.

Por ejemplo, una empresa que importa productos puede enfrentarse a largos ciclos de efectivo debido a los pagos anticipados a proveedores y los largos plazos de conversión de ventas a efectivo. Idealmente, el ciclo de efectivo debería ser negativo, lo que indica que la empresa está financiando su operación con los pagos a proveedores. Sin embargo, si no es negativo, debe ser lo más corto posible para mantener una alta disponibilidad de capital.

3. Convertir los activos en efectivo

A veces, las empresas tienen activos que no son líquidos, lo que dificulta la atención de compromisos operativos, financieros y fiscales. 

Una acción efectiva es gestionar los inventarios de manera eficiente. Inventarios excesivos pueden deteriorar el capital de trabajo y convertirse en obsoletos, especialmente en sectores donde la demanda cambia rápidamente.

Para optimizar la gestión de inventarios, es fundamental una proyección precisa de la demanda y una revisión constante de los niveles de inventario. Implementar un software para tal fin o realizar conteos físicos periódicos puede ayudar a reducir costos y desperdicios.

La importancia de la gestión de ventas y el recaudo

Además de las tres claves mencionadas, María Elizabeth señala que la gestión de ventas a crédito y el recaudo son aspectos críticos para un flujo de caja saludable. 

“Ofrecer amplios plazos de pago es necesario para crecer y adaptarse a las condiciones del mercado, pero es esencial tener una política de crédito clara que evalúe cuándo se pueden otorgar ventas a crédito, a qué tipo de clientes y a qué plazos, para mitigar los riesgos de liquidez”, explica la experta. 

Cuando la negociación de plazos no es viable o las empresas no pueden pactar plazos más amplios en el pago de las facturas a sus proveedores, el factoring puede ser una excelente solución, pues permite a las empresas vender sus cuentas por cobrar a un tercero a cambio de liquidez inmediata.

Empresas de factoring como Exponencial Confirming, donde María Elizabeth Bedoya Mejía es Chief Credit Officer, se encargan del recaudo de las facturas, liberando tiempo y recursos para que los negocios se concentren en el crecimiento y la expansión, mientras generan valor en el manejo de flujo de caja y garantizan liquidez de forma oportuna y segura.

compartir