Causas de la falta de liquidez en las empresas y sus principales riesgos

21 de mayo de 2024

La liquidez de una empresa se refiere a su capacidad para cumplir con sus obligaciones. Este término engloba todos sus activos, es decir, el dinero en efectivo que dispone para pagar sus deudas a corto plazo y cubrir gastos. La falta de liquidez puede comprometer la supervivencia de los negocios, aquí te contamos por qué.

La liquidez es indispensable para la salud financiera de cualquier compañía y garantiza la capacidad de atender los compromisos derivados de su operación como los salarios, el pago de insumos y la amortización de los créditos en cabeza de la empresa.

La falta de liquidez ocurre cuando una compañía no dispone del dinero suficiente para atender sus obligaciones financieras. Es decir, cuando no puede cubrir gastos importantes para su producción o deudas pendientes y no cuenta con muchas opciones para convertir sus activos en liquidez.

María Elizabeth Bedoya Mejía, experta en finanzas y Chief Credit Officer de Exponencial Confirming, explica que “esta situación es tan grave que puede llevar la compañía a la liquidación, siendo el impacto más grande para las pymes que no cuentan con los recursos financieros necesarios para mantenerse a flote”.

Cuando las empresas se encuentran en este estado, su mejor alternativa es buscar opciones de financiamiento como el factoring electrónico, para cubrir sus obligaciones y seguir operando.

Existen dos tipos de falta de liquidez que afectan por igual las finanzas del negocio:

  • Liquidez de mercados: se relaciona con circunstancias en donde no es posible comprar o vender un activo por un precio establecido, lo cual aumenta el tiempo de espera para completar su compra o venta.
  • Liquidez de fondos: ocurre cuando una compañía no puede cumplir con el pago de obligaciones, situación que surge por la reducción de fondos que causó una mala gestión de la empresa.

Causas de la falta de liquidez

Si bien existen múltiples factores que ocasionan la falta de liquidez de una empresa, María Elizabeth indica que estas son algunas de las más comunes:

  • Poca rentabilidad: cuando una empresa no es rentable, pierde su dinero de forma significativa con el tiempo y esto reduce su liquidez y sus reservas. Las compañías que quieren éxito deben obtener beneficios a largo plazo. Si no se es rentable luego de la primera fase de haber empezado, es posible que en el futuro se presenten grandes problemas de liquidez.
  • Retraso en el recaudo de la cartera: una coyuntura económica a la baja o en crisis puede generar el no pago de las facturas por parte de los clientes. Incluso se puede presentar la extensión de los plazos de pago de manera inesperada, provocando un desajuste en la caja de los emisores de las facturas.
  • Mala administración de su crecimiento: destinar dinero a grandes inversiones que son insostenibles disminuye los ingresos e incrementa la fragilidad. Como consecuencia, la empresa no podrá obtener dinero a corto plazo, lo que significa que el efectivo será insuficiente para cubrir gastos urgentes.
  • Falta de planificación: cuando se gasta más de lo que se genera, sin tener en cuenta en qué situación se encuentra la compañía y si cuenta con el dinero necesario para sus gastos.

Riesgos de la falta de liquidez para una empresa

Todos los factores que desembocan en la falta de liquidez, exponen a las empresas a múltiples riesgos que pueden incluso comprometer su supervivencia en el mercado.

La experta en finanzas señala que “si una empresa no cuenta con los activos líquidos, puede enfrentar graves problemas de solvencia y conflictos con los colaboradores ante la dificultad de atender las nóminas. Aunque es probable que muchos de los empleados renuncien, estos pueden incluso someter a la empresa a demandas laborales”.

Así mismo, la falta de liquidez también genera pérdida de la confianza de los proveedores y no permite reinvertir en la actividad de la empresa, ya que no tendrá el mismo nivel de competitividad frente a las compañías del sector.

Para evitar estos desenlaces, las empresas pueden acudir a diferentes herramientas financieras como el factoring, con el cual mediante la venta de sus facturas a plazos, pueden obtener liquidez rápidamente para cumplir con sus obligaciones.

compartir