Crédito para empresas: la llave seguirá cerrada

5 de junio de 2024

Ante las restricciones del sistema financiero colombiano para el otorgamiento de crédito a las pymes, los empresarios optan por limitar el crecimiento y fondearse con recursos propios. Alternativas como el factoring pueden aliviar el flujo de caja.

El acceso al crédito para las pequeñas y medianas empresas colombianas seguirá esquivo en el segundo semestre del 2024. Así se deduce de un informe de Corficolombiana que indica que el crecimiento del PIB de sólo 0,9% en el primer trimestre del año evidencia la debilidad de la economía y el desempeño negativo de la cartera.

“A marzo de 2024, la cartera bruta real disminuyó un 5,4% interanual, 5,5 puntos porcentuales por debajo del crecimiento anual registrado en marzo de 2023”, señala el informe de la institución financiera. Además, explican que también empeoró el indicador de cartera vencida llegando incluso a niveles similares a los de la pandemia.

En consecuencia, seguirá el ajuste de las instituciones financieras, que se ven obligadas a realizar más provisiones para garantizar la sostenibilidad del sistema. 26 de los 53 establecimientos de crédito registraron pérdidas anuales, siendo las compañías de financiamiento comercial las de peor desempeño, seguidas por los bancos.

Y aunque se comenzaron a dar alivios en las tasas de referencia del Banco de la República entre diciembre y marzo, con una reducción de las tasas de colocación y captación de las entidades crediticias, se anticipa un crecimiento lento de la cartera de créditos.

Las pymes buscan otras opciones para aliviar el flujo de caja

Al lento crecimiento de la cartera de créditos se suma la extensión en los plazos de recuperación de las cuentas por cobrar a clientes, que incluso superan los 60 días, a pesar de la vigencia de la Ley de pago a plazos justos que establece un límite de 45 días para el pago a las pymes. 

Esta es la razón por la cual los empresarios están dando preferencia a la financiación con recursos propios y son conservadores en cuanto a expandir sus negocios para evitar una demanda excesiva de recursos.

Es en este escenario, surgen alternativas como el factoring electrónico, una opción que facilita la venta de facturas electrónicas de ventas a plazos a través de plataformas electrónicas que se conectan con Radian para validar la trazabilidad de estas facturas, que ahora cuentan con todos los requisitos para ser consideradas como un título valor.

Si bien aún hay oportunidades de mejora en cuanto a los costos financieros de este tipo de instrumentos, cuando se utiliza el factoring de manera estratégica es más sencillo incluir esos costos dentro de las operaciones y aprovechar la liquidez que brinda para generar oportunidades y negociar descuentos por pronto pago con proveedores. 

Una de las grandes ventajas del factoring es que no incrementa los pasivos financieros de las empresa, con lo cual permite mantener indicadores financieros más saludables al tiempo que mejora la rotación de las cuentas por cobrar. 

Si deseas conocer herramientas prácticas y estrategias probadas para gestionar adecuadamente tus deudas y llevar un control financiero efectivo de tu negocio, garantizando su rentabilidad y crecimiento sostenido, no te pierdas el webinar «Estrategias integrales para la gestión de la deuda y los riesgos financieros» el próximo martes 18 de junio. ¡Asegura tu cupo ahora aquí!

compartir