5 aspectos que debes cuidar al firmar contratos de prestación de servicios con personas naturales

22 de abril de 2024

Ante el débil desempeño de la economía en el primer trimestre del año, diversos analistas han advertido que en los próximos meses se van a disparar los contratos de prestación de servicios suscritos por las empresas para controlar sus costos. Conoce los cinco aspectos que debes cuidar en este tipo de contratos civiles.

Cuando se suscribe un contrato de prestación de servicios con una persona natural sin tener en cuenta los requisitos legales que deben cumplir este tipo de relaciones comerciales, se asume el riesgo de recibir demandas laborales por configurarse lo que se denomina “contrato realidad”, es decir, contratos que en su ejecución se asimilan más a una relación laboral que a un acuerdo comercial.

“Este tipo de conceptos surgen porque un juez le da más valor a lo que pasa en la práctica que a lo acordado por escrito. En ese caso, la jurisprudencia habla de contrataciones disfrazadas”, dice el abogado laboralista Juan Felipe García, socio de la firma Galo Estudio Legal.

En estos casos, las personas jurídicas y naturales que contratan de manera errónea a sus contratistas se ven expuestos al pago de cesantías, intereses de cesantías, primas de servicios, vacaciones, dotación y aportes a seguridad social. “A esto se le deben sumar las indemnizaciones moratorias cuando se comprueba que en la suscripción de un contrato realidad  hubo mala fe, que corresponde a un día de salario por cada día de mora en el pago de prestaciones sociales”. dice el abogado.

Lo que debes tener en cuenta

Para evitar riesgos legales y económicos en tus contratos de prestación de servicios con personas naturales te presentamos los cinco aspectos que debes considerar en estos casos:

1. Es imperativo que todos los contratos de prestación de servicios se suscriban por escrito para evitar ambigüedades legales y deben estar ceñidos a lo establecido en el Código de Comercio.

2. A un contratista independiente no se le puede imponer subordinación de ningún tipo, es que decir que no se le pueden establecer condiciones específicas en las que va a desarrollar el trabajo en cuanto a modo, tiempo y lugar, tampoco está sujeto a horario de trabajo, a recibir órdenes de un supervisor ni al cumplimiento del reglamento interno de trabajo.

    3. Cuidar el lenguaje verbal y escrito en las relaciones con los contratistas, por ejemplo, evitar decirle “trabajador” a una persona contratada por prestación de servicios. En esta modalidad, se habla de contratante y contratista, y el pago se denomina honorario.

    4. Los contratos de prestación de servicios solo se pueden realizar con personas naturales, pero los contratantes pueden ser tanto personas naturales como personas jurídicas.

    5. El contratista debe asumir el pago de su propia seguridad social y su ARL, dependiendo del riesgo de la actividad que desempeñe, y presentar su planilla al contratante cada mes.

      compartir