ABC del Reglamento Interno de Trabajo

22 de enero de 2024

El reglamento interno de trabajo es una poderosa herramienta para establecer las reglas del juego con los colaboradores y prevenir riesgos legales. Conoce los aspectos clave que debe contemplar.

El reglamento interno de trabajo (RIT) es un documento por el cual el empleador y sus trabajadores definen las condiciones bajo las cuales se van a ejecutar los contratos de trabajo. Es decir, que establece las ‘reglas de juego’ en materia de relación laboral.

Juan Felipe García, abogado experto en derecho laboral de Galo Estudio Legal, destaca que este documento “es importante porque describe las obligaciones de la empresa y los trabajadores, sus derechos, deberes y todas las condiciones y formas en las que se va a llevar a desarrollar el día a día en materia laboral”.

Un buen reglamento interno de trabajo permite a la empresa tener claros aspectos como, por ejemplo, las circunstancias en las cuales se debe proceder a despedir a una persona, se otorgan permisos, se generan cambios en la jornada laboral ordinaria o se otorgan beneficios extralegales. De esa forma, se previenen eventuales reclamaciones de los colaboradores e incluso demandas o sanciones por parte del Ministerio del Trabajo.

¿Qué debe contener el Reglamento Interno de Trabajo?

El RIT debe contar con al menos 18 aspectos clave que determina el artículo 108 del Código Sustantivo del Trabajo. Entre los más destacados se encuentran los capítulos sobre:

  • Comprobación de faltas y procesos disciplinarios
  • Obligaciones y prohibiciones
  • Jornadas de trabajo

García asegura que los empresarios deben tener en cuenta que, a pesar de que en los artículos están los requisitos mínimos que debe contener el documento, existen circulares del Ministerio del Trabajo y jurisprudencia de las altas cortes que también se deben incorporar al RIT.

¿Cómo se formaliza el RIT?

Antes, la ley exigía que el documento fuera aprobado por el Ministerio del Trabajo pero después de una modificación en la norma quedó establecido que su formalización se debe realizar directamente con los colaboradores.

Lo más recomendable es que para su elaboración o actualización se cuente con el acompañamiento de un experto en temas laborales que brinde asesoría sobre las normas y las reglas que la empresa desea establecer en su RIT, de tal forma que se cumpla con lo establecido por la ley.

Cuando esté listo el documento, se debe socializar con los empleados a través de al menos dos medios de comunicación de la empresa, por ejemplo, carteleras, correo electrónico, un archivo de fácil acceso, el portal de colaboradores o intranet, entre otros.

Al publicarse, se debe dejar 15 días a disposición de todos los miembros del equipo de trabajo para que puedan presentar inquietudes o comentarios. Si al término de ese periodo no se presentaron observaciones o se presentaron y fueron resueltas por el empleador, el reglamento interno de trabajo queda formalizado.

Si por el contrario, se siguen presentando observaciones reiterativas por parte de los colaboradores después de haber recibido respuesta del empleador, se debe recurrir al Ministerio del Trabajo para que sea éste quien resuelva las diferencias entre la empresa y los trabajadores.

compartir