Mejorar la experiencia es el foco de una smart factory

27 de febrero de 2024

Más allá de implementar herramientas digitales para optimizar sus procesos, una empresa inteligente o smart factory debe ser una organización orientada a mejorar la experiencia de las personas a través de la tecnología. 

Una smart factory es una empresa que utiliza las tecnologías de la industria 4.0, involucrando a todo su equipo de trabajo mediante herramientas de automatización, análisis predictivo, mantenimiento preventivo y personalización para mejorar su eficiencia y productividad.

Jose Alejandro Betancur, director de Nodo en la Universidad EAFIT y experto con más de 20 años de experiencia en transformación digital, asegura que el verdadero propósito de las empresas inteligentes es brindar valor a las personas, tanto a los clientes como a los equipos de trabajo.

En el webinar ‘Convierte tu empresa en una smart factory, fácil y con bajo presupuesto’ de MisiónPyme, el experto afirmó que “se debe hacer un ejercicio desde lo humano para identificar cómo conectar las empresas hacia el interior y el exterior con ciertas herramientas como el CRM para los clientes, el ERP para la información, plataformas de talento humano, entre muchas otras, y cómo gestionar esa conectividad de manera efectiva”.

Los tres pilares de una empresa inteligente

Jose explica que la tecnología por sí sola no es suficiente para impulsar un negocio hacia un crecimiento transformador. Es necesario que los líderes piensen dónde están las personas detrás de todo el proceso y cómo involucrarlas con las implementaciones tecnológicas para mejorar sus experiencias.

“Los que deben orientar hacia dónde va la transformación son los líderes y gerentes de la empresa porque son ellos quienes toman las decisiones en función de reducir los costos y mejorar la eficiencia”, añade.

Con esto en mente, para que un negocio de productos o servicios, de cualquier tamaño o industria se convierta en una empresa inteligente, se deben tener en cuenta tres ejes fundamentales, que a su vez están conectados entre sí: 

  • Cultura: pensar en cómo ayudar a las personas a adoptar y adaptarse al cambio.
  • Tecnología: determinar las plataformas y herramientas digitales necesarias más idóneas para apalancar las capacidades y procesos de la empresa.
  • Estrategia: identificar una visión definida de cómo se van a implementar las tecnologías, quién va a estar a cargo del gobierno digital y los procesos respectivos.

Según el experto, la unión de estos tres ejes permite que la adopción tecnológica esté guiada por un propósito claro y un equipo comprometido  con mejorar las experiencias de las personas.

compartir