El 14 de febrero vence el plazo para pagar las cesantías

8 de febrero de 2024

El miércoles 14 de febrero vence el plazo para pagar las cesantías de los trabajadores que cuentan con un contrato laboral. Conoce las sanciones moratorias por no cumplir con esta obligación a tiempo y en qué casos los colaboradores pueden solicitar que las depositen por fuera del fondo de cesantías.

Todo trabajador vinculado mediante contrato laboral a una empresa, no importa si es a término fijo, indefinido o por obra o labor, tiene derecho al pago de cesantías sin importar si lleva menos de un año vinculado a la empresa. Cabe mencionar que los proveedores vinculados mediante contrato por prestación de servicios, independientes o con salario integral, no tienen este beneficio.

Esta prestación social corresponde a un mes de salario por un año de trabajo o el valor proporcional al tiempo laborado, y en caso de incumplimiento del pago en el plazo establecido, se aplicará una sanción moratoria de un día de salario por cada día de retraso, según el Artículo 99 de la Ley 50 del 1990.

¿Cuándo se pueden pedir las cesantías?

Juan Felipe García, abogado especialista en derecho laboral de la Firma Galo Estudio Legal, afirma que “existen casos particulares en los que las cesantías se pueden pagar directamente al trabajador o a otras entidades que éste solicite, siempre y cuando se acredite con la documentación requerida la finalidad del uso de las mismas”.

Esto está contemplado en el Decreto 1562 de 2019, donde se determina que un trabajador puede solicitar el retiro parcial o total de sus cesantías en los siguientes casos: 

  • Inversión en vivienda: ya sea para compra, adquisición, construcción, reparación, ampliación de la misma y pago de impuestos del inmueble propio o del cónyuge. 
  • Terminación del contrato: cuando ocurra por causas previstas en el Código Sustantivo del Trabajo.
  • Fallecimiento del trabajador
  • Sustitución del empleador: cuando cambia el empleador del trabajador por otro, mientras continúa la empresa y los servicios que presta el trabajador.
  • Prestación de servicio militar: ya sea por llamamiento ordinario o por convocatoria de reservas.
  • Educación: aplicable a matrículas o créditos educativos del trabajador, su cónyuge, compañera o compañero permanente y sus hijos, en entidades de educación superior reconocidas por el Estado.
  • Ahorro programado para estudio: para pagos anticipados para educación superior de los hijos o dependientes de los afiliados a través de las figuras de ahorro programado y seguro educativo. 
  • Adquisición de acciones: siempre y cuando sean de empresas de propiedad del Estado.

En todos los escenarios mencionados, la ley indica que el empleador o el Fondo de Cesantías, según corresponda, deberá realizar el pago dentro de los cinco (5) días hábiles siguientes a la fecha en la cual el trabajador haya presentado la solicitud, con el cumplimiento de todos los requisitos señalados por las normas vigentes para el retiro de las cesantías.

Si bien el espectro para solicitar el retiro de las cesantías es amplio, el empleador solo puede consignar el dinero directamente al trabajador en los casos de inversión en vivienda y de terminación del contrato. 

Para los casos de educación y ahorros programados para estudio, el desembolso debe hacerse de manera directa a la institución educativa o a la entidad que otorgó el crédito educativo.

Requisitos para retirar las cesantías

Es importante resaltar que en los casos más comunes de retiro de cesantías como inversión en vivienda y educación, se deben cumplir unos requisitos de documentación para verificar que el dinero será destinado a tal fin.

En lo que respecta a vivienda, el trabajador deberá presentar las escrituras públicas, los contratos de compraventa o el certificado de tradición, entre otros según sea el caso, para comprobar que la compra o remodelación de la vivienda está efectivamente a nombre del trabajador.

Para los retiros para estudio se requiere la copia del recibo de matrícula y de la licencia de funcionamiento o acto de reconocimiento de la institución educativa; los registros civiles correspondientes o declaraciones que comprueben la calidad de beneficiario (la condición de cónyuge, compañera o compañero permanente o de hijo del trabajador); y en el caso de retiro para el pago de créditos educativos, el certificado del crédito otorgado y estado de cuenta.

En cualquier caso, Juan Felipe García asegura que es de vital importancia “que las empresas, partiendo de la buena fe del trabajador, verifiquen que la solicitud de retiro de las cesantías cumpla con la finalidad y requisitos establecidos por la ley, mediante la recepción de todos los documentos de soporte correspondientes”. 

De desembolsar el pago sin haberlos recibido, el abogado señala que las empresas se exponen a tener que pagar nuevamente el valor de las cesantías.

compartir