El país necesita recuperar la confianza para retomar el rumbo

19 de febrero de 2024

El director de Fedesarrollo advierte que le preocupa el crecimiento a largo plazo de la economía, si no se logra reactivar la inversión privada en el país. 

Recuperar la confianza del sector privado es el gran reto que enfrenta el Gobierno en materia económica. Para sortearlo, los diferentes responsables deben tomar acción y cambiar el rumbo de las políticas públicas, aseguró el director de Fedesarrollo, Luis Fernando Mejía en entrevista con el podcast Periodistas Sin Filtro.

Con un crecimiento del PIB de sólo 0,6% en 2023 y un resultado negativo para sectores clave como la construcción, la industria y el comercio, se vislumbra un escenario complejo para el 2024. 

Si a esto se le suma que el Presidente afirmó que el país se encuentra al borde del colapso de las finanzas públicas, el ambiente luce desafiante pues con una inflación que no cede tan rápido, el margen de corrección con políticas monetarias es muy limitado.

¿Qué otros elementos prenden las alertas sobre el desempeño de la economía este año? Para el experto, está el crecimiento del déficit fiscal por encima del 5% del PIB, con lo cual se completan 4 años consecutivos superando el 4% del producto. “Si bien es cierto que se le debe dar un manejo a la situación fiscal, no estamos al borde de un colapso», dijo Mejía, recomendando prudencia en el manejo fiscal y mejoras en la ejecución del presupuesto de la nación. 

Y es que a los magros resultados económicos se suma la mediocre ejecución del presupuesto nacional, que fue del 71%, y el crecimiento del desempleo, que a diciembre del 2023 superó el 10%. “La tasa de desempleo viene subiendo desde agosto y se ve claramente un deterioro de las condiciones del mercado laboral asociado al desempeño de la economía”, explicó Mejía.

El ajuste de políticas es clave

Todo indica que si la economía no crece y el gobierno no logra ajustar sus políticas, especialmente para promover sectores como la construcción y la industria, entonces el desempleo seguirá al alza con un promedio de 10,8% este año frente a 10,3% promedio del 2023.

También se debe considerar el impacto de la reforma laboral sobre el empleo, que según un estudio elaborado por Fedesarrollo podría destruir 306,000 empleos formales. “Un empresario que piensa ampliar su empresa prefiere aplazar esa decisión mientras evalúa qué pasa con la reforma y esta es una preocupación de las micro, pequeñas y medianas empresas”, dijo el analista.

En resumen, aunque la economía no cayó en recesión técnica, sí está estancada. Además, se prevé un incremento de la deuda nacional este año lo que aleja la posibilidad de volver a recibir el grado de inversión que perdió el país en 2021, con lo cual la inversión seguirá muy rezagada.

Frente a esta situación muchos se preguntan si es viable una reforma que alivie a los empresarios en una coyuntura compleja de las finanzas públicas. Según Luis Fernando Mejía, este no es el momento para una reforma que alivie impuestos porque “no estamos en una economía boyante, lo primero es resolver el crecimiento económico y luego sí hablar de reformas”.

“Lo que más me preocupa es el crecimiento de largo plazo, porque si no crece la inversión hay un riesgo alto de estancarnos en cifras del 2% ó 3% del crecimiento del PIB”, concluyó el director de Fedesarrollo.

compartir