Evita estos errores para vender tus facturas

21 de marzo de 2024

Con la plataforma Radian el Gobierno quiere impulsar el factoring entre las pequeñas y medianas empresas que emiten facturas a crédito y necesitan fondear su operación a corto plazo. Te contamos tres errores frecuentes que debes evitar en el manejo de la factura electrónica que impiden su venta.

Cuando entró en operación la plataforma Radian de la Dian, se dejó claro el objetivo de impulsar la liquidez de las pequeñas y medianas empresas, a partir de la negociación de las facturas de ventas a crédito registradas en el sistema. 

Sin embargo, señala Guillermo Berrío, socio líder de Servicios Externos para Empresas de Crowe Colombia, los líderes de las pymes no han aprovechado esta oportunidad a pesar de que es la alternativa ideal para brindar la liquidez que requieren sus empresas.

“En Colombia existe la ley de pronto pago, pero la realidad es que muchas empresas no cumplen con ese mandato de pagar a menos de 45 días a sus proveedores, así que vender sus facturas es una oportunidad que tienen las pymes de fondear su operación sin tener que endeudarse”, explica el contador público con experiencia de más de 25 años en procesos de auditoría, consultoría y outsourcing.

Según Berrío, estadísticas de la Dian confirman que hasta septiembre del 2023 se emitieron cerca de 1.300 millones de facturas electrónicas que tienen el potencial de ser negociadas, “no obstante, cuando verificamos cómo ha sido el redescuento de las facturas con factoring, encontramos que no han llegado a ser negociadas más de 850.000 facturas”, señala el experto de Crowe Colombia.

Radian es el sistema que implementó la Dian para registrar, consultar y tener la trazabilidad de las facturas electrónicas de venta como título valor, así como de los eventos que se asocian a las mismas. A través de Radian, se validan los diferentes endosos que ha tenido una factura y los tenedores legítimos de la misma.

Sacarle jugo a las facturas

Las facturas electrónicas de ventas a crédito son un cheque al portador dado que se consideran un título valor cuando cuentan con los tres eventos obligatorios que exige la Dian. 

Sin embargo, Berrio dice que han identificado errores en el manejo de las facturas tanto de clientes como de emisores, así:

  1. El cliente no acepta de manera expresa la factura. Las facturas de ventas a crédito deben recibir por parte del cliente los eventos de acuse de recibido de la factura, acuse de recibido de la mercancía o el servicio, y la aceptación o el rechazo de la factura. Pero Berrío señala que muchas empresas no realizan el evento de aceptación porque piensan que la aceptación tácita es suficiente, aunque para efectos de negociar la factura sí se requiere la aceptación expresa de la misma. 
  2. Los emisores de la factura no incluyen toda la información requerida en la factura electrónica en cuanto a las unidades de producto vendidas o el servicio específico, ni el plazo de la factura. “Hemos visto que muchas facturas no especifican el código de la mercancía que vendieron y esa información es necesaria para que la compañía de factoring tenga la garantía suficiente sobre las operaciones”, advierte el experto.
  3. Los clientes no realizan a tiempo los tres eventos de la factura como título valor, aunque deberían ser realizados en los siguientes tres días de la recepción de la factura. “Algunos clientes realizan los tres eventos al mes o a los dos meses de haber recibido la factura electrónica, lo que impide negociarla en el sistema electrónico”, dice Berrío.

Lo cierto es que el factoring es una herramienta legítima de liquidez que todas las pymes deberían considerar porque les facilita acceder a los recursos de su operación de manera anticipada, sin afectar sus niveles de endeudamiento.

Para hacer operaciones de factoring de manera asertiva, María Elizabeth Bedoya Mejía, Chief Credit Officer de Exponencial Confirming, una fintech especializada en factoring electrónico, recomienda a los empresarios hacer el ejercicio de identificar a los clientes a los cuales les venden a plazos, los ciclos de pagos y los montos promedio de las facturas emitidas para proyectar el cupo requerido para la venta de facturas. 

También sugiere que se comunique al cliente la intención de vender la factura para preparar el terreno a la empresa de factoring. “De esa manera, el empresario se organiza a conciencia y pide los cupos que más le convienen, evitando reprocesos con la empresa de factoring y obteniendo más rápidamente sus recursos. También nos agiliza el registro ante el cliente como tenedores de la factura”, explica la ejecutiva.Si quieres conocer más sobre esta alternativa, no te pierdas el webinar ‘El factoring como estrategia para mejorar la gestión del capital de trabajo de tu empresa’, el próximo 04 de abril. Inscríbete ahora aquí.

compartir