Aprende a elegir los pensamientos que te sirven para progresar

22 de enero de 2024

La mente puede ser una gran aliada o un terrible verdugo en cualquier aspecto de la vida. Y cuando se trata de sacar adelante una empresa y progresar, es necesario contar con herramientas que ayuden a mantener los pensamientos en el terreno correcto. ¡Aquí te contamos cómo poner tu mente a tu favor!

El pensamiento positivo y la mentalidad proactiva son elementos fundamentales que impactan directamente en el rendimiento tanto individual como colectivo de una empresa. 

Así como las mejoras de procesos pueden incrementar la productividad, la actitud positiva fomenta la creatividad, la resiliencia y la capacidad de adaptación, todas ellas habilidades primordiales para el desarrollo de un entorno propicio para la colaboración y el trabajo en equipo.

Felipe Beltrán, experto en formación para el desarrollo de equipos de trabajo y CEO de la plataforma Auténticos, asegura que “cuando los miembros de una empresa comparten una mentalidad positiva, se vuelven más capaces de enfrentar desafíos, aprender de las adversidades y aprovechar las oportunidades que se les presentan”.

Este es un comportamiento que debe ser aprendido, pues por naturaleza, es común encontrarse con barreras mentales como el miedo al fracaso, al cambio, la falta de autoconfianza y la dificultad para aceptar y superar las críticas.

Por ello, estos obstáculos deben ser abordados desde una perspectiva de crecimiento y aprendizaje como una oportunidad para el desarrollo personal y empresarial. Esto se hace posible mediante una mentalidad proactiva y empoderadora.

Pensamientos que empoderan para progresar con tu empresa

Así, la mentalidad del empresario juega un papel crucial en el impulso de su negocio, pues le permite generar pensamientos y creencias orientadas a lograr sus objetivos. 

Beltrán explica que existen algunos pensamientos que los líderes pueden cultivar para iniciar un camino de empoderamiento que impulse sus organizaciones. Cada uno de ellos debe inspirar acción, resiliencia y enfoque estratégico. Estas son algunas opciones que te pueden ayudar a consolidar un pensamiento positivo:

  • «Cada desafío es una oportunidad para crecer y aprender»
  • «Mi actitud determina mi éxito; elijo ser positivo y proactivo»
  • «La persistencia y la determinación son claves para superar cualquier obstáculo»
  • «El cambio es una constante y estoy preparado para adaptarme y evolucionar»
  • «El éxito de mi empresa comienza con la confianza en mis capacidades y las de mi equipo»
  • “Las conexiones y asociaciones son determinantes”

Al apropiar estas ideas y convertirlas en creencias, alineándose con el propósito superior de la empresa, será posible afrontar las situaciones desde una perspectiva más positiva, celebrando los éxitos y aprendiendo de los fracasos, reconociendo el esfuerzo de todos, y fomentando la comunicación abierta y el apoyo mutuo.

Aprende a gestionar tus pensamientos

En este proceso, es natural que muchas veces lleguen pensamientos ‘boicoteadores’. En estos casos, la coach Marisol Nieves brinda herramientas que permiten quitarle poder a los pensamientos negativos o ‘terroristas’ que surgen cuando se presentan circunstancias difíciles, como el fracaso de un negocio, la negativa a un nuevo proyecto, la posibilidad de recibir una sanción o, incluso, sufrir un evento que ocasiona pérdidas importantes.

“Todos podemos gestionar nuestros pensamientos. Para esto es importante que nos conectemos con la emoción que estamos sintiendo y nos preguntemos qué pensamiento la detonó, de esa forma damos un paso crucial que es reconocer lo que nos está pasando”, dice Marisol.

Es claro que cuando se presentan eventos negativos, entra el juego la biología y se genera una cascada de hormonas, en especial de cortisol, que afecta la forma de pensar y la toma de decisiones. Por ello, se debe hacer conciencia de que dejarse invadir por emociones como el miedo, la angustia o el pánico puede desencadenar una espiral difícil de manejar.

La recomendación de Marisol es hacerse 4 preguntas:

  1. ¿Qué estoy pensando?
  2. ¿Este pensamiento es real?
  3. ¿Este pensamiento me ayuda?
  4. ¿Qué pensamiento podría ayudarme a superar esta emoción?

De esta forma, es posible hacerse cargo de la propia mente en lugar de dejarla vagar por pensamientos sombríos de fracaso. Elegir los pensamientos que empoderan y mantener el foco en ellos brinda la fuerza necesaria para superar cualquier adversidad.

compartir