Incentivos para promover la producción agrícola con prácticas limpias

8 de mayo de 2024

La creciente preferencia por productos cultivados con prácticas agrícolas limpias como el uso de productos biológicos y microorganismos con beneficios para el suelo, el ambiente y las personas, y la disminución de químicos, así como la posibilidad de generar programas de capacitación para los productores, son algunos de los incentivos para que los cultivadores adopten este tipo de métodos. Conoce los beneficios y desafíos de la producción limpia en Colombia.

Cada vez ganan más espacio en las góndolas de los supermercados los productos agrícolas cultivados mediante una producción limpia, es decir, productos como frutas y verduras que fueron sembradas y cosechadas con prácticas agrícolas y métodos de producción que minimizan el impacto ambiental y promueven la sostenibilidad social y económica, al ser producidos en su mayoría por microempresas que suelen ser lideradas por mujeres cabeza de hogar.

De acuerdo con Sebastián Guzmán, director de Investigación de Sáfer Agrobiológicos, estos son algunos de los beneficios que genera la implementación de prácticas de producción limpia:

  • Uso eficiente de recursos: Optimiza el uso de agua, energía y nutrientes, reduciendo al mínimo el desperdicio y la contaminación.
  • Manejo integrado de plagas: Utiliza enfoques biológicos y métodos sostenibles para controlar plagas y enfermedades, minimizando la dependencia de productos químicos.
  • Rotación de cultivos: Implementa la rotación de cultivos para mejorar la salud del suelo, prevenir enfermedades y reducir la necesidad de productos químicos.
  • Prácticas de conservación del suelo: Aplica técnicas como la siembra directa y la cobertura del suelo para reducir la erosión y mejorar la estructura del suelo.
  • Uso de tecnologías sostenibles: Incorpora tecnologías avanzadas que reducen la huella ambiental, como sistemas de riego eficientes y maquinaria agrícola de bajo impacto.
  • Certificación orgánica: Se obtiene cuando se adoptan prácticas de agricultura orgánica, que excluyen el uso de productos químicos sintéticos y promueven métodos naturales y sostenibles.
  • Conservación de la biodiversidad: Fomenta la diversidad de cultivos y prácticas que respaldan la biodiversidad local y reducen la dependencia de monocultivos.

“La combinación de preparación para eventos climáticos extremos y la adopción de prácticas de producción limpia puede fortalecer la resiliencia de los agricultores y contribuir a sistemas agrícolas más sostenibles”, dice el experto.

Desafíos de la producción sostenible

A pesar de las múltiples ventajas que se tienen con la producción limpia en el agro, existen barreras que dificultan su adaptación, entre las cuales están:

  • Altos costos iniciales: La inversión inicial requerida para adoptar tecnologías y prácticas más sostenibles puede ser significativamente alta. Esto puede incluir la compra de equipos más eficientes, sistemas de riego mejorados o la transición a métodos de producción orgánica.
  • Bajos márgenes de beneficio: Los agricultores a menudo operan con márgenes de beneficio ajustados. La adopción de prácticas de producción limpia a veces implica una inversión inicial que puede no ser fácilmente asumida por agricultores con recursos financieros limitados.
  • Falta de incentivos económicos: En algunos casos, la falta de incentivos económicos o programas gubernamentales que respalden financieramente la transición a prácticas más sostenibles puede desmotivar a los agricultores.
  • Condiciones climáticas y geográficas: En ciertas regiones, las condiciones climáticas y geográficas pueden limitar la viabilidad de ciertas prácticas sostenibles. Por ejemplo, en áreas con escasez de agua, la implementación de prácticas de riego más eficientes puede ser un desafío.
  • Falta de acceso a información y capacitación: La falta de conocimiento y capacitación sobre prácticas sostenibles puede ser una barrera importante. Los agricultores pueden no estar al tanto de las últimas tecnologías y métodos que podrían beneficiar su producción y el medioambiente.
  • Cadena de distribución y mercado: La cadena de distribución y el mercado pueden influir en las decisiones de los agricultores. Si los consumidores no están dispuestos a pagar un precio más alto por productos producidos de manera sostenible, los agricultores pueden ser reticentes a realizar cambios que afecten sus ingresos.
  • Presión competitiva: En algunos casos, la competencia en el mercado puede hacer que los agricultores sean reacios a adoptar prácticas más sostenibles, si temen que esto pueda afectar su competitividad en términos de precio y producción.
  • Normativas y políticas agrícolas: Las regulaciones y políticas agrícolas también pueden influir en la adopción de prácticas sostenibles. La falta de alineación entre las regulaciones gubernamentales y las prácticas sostenibles puede ser una barrera.

¿Cómo superar estas barreras?

De acuerdo con Sebastián Guzmán, “es crucial implementar políticas y programas que proporcionen incentivos financieros, acceso a capacitación y tecnología, y promover la conciencia sobre la importancia de la sostenibilidad en la agricultura. La colaboración entre gobiernos, organizaciones no gubernamentales y la industria puede desempeñar un papel clave en este proceso”.

Para apoyar a los productores agrícolas, hace 27 años se fundó Sáfer Agrobiológicos, empresa que ofrece asesoramiento técnico, capacitación, productos biológicos y soluciones innovadoras para ayudar a los agricultores a adoptar prácticas más respetuosas con el medioambiente.

En su amplia trayectoria, Sáfer Agrobiológicos ha apoyado a pequeños productores en su crecimiento, ha realizado donaciones y brindado acompañamiento a comunidades para la mitigación del impacto de las prácticas agrícolas.

Sebastián Guzmán, director de Investigación de la empresa, afirma que entre los incentivos que se requieren para apoyar la adopción de prácticas de producción limpia está el acceso a subsidios y apoyos financieros, como préstamos a bajas tasas de interés que permitan a los agricultores hacer su transición hacia este tipo de producción.

En esa misma línea, menciona la posibilidad de otorgar incentivos fiscales para quienes adopten prácticas sostenibles, inviertan en tecnologías ecológicas, entre otros. “Crear, por ejemplo, reconocimiento y premios para quienes implementan estas prácticas permiten motivar a los agricultores y aumenta la conciencia pública sobre la importancia de la producción limpia”, dice Guzmán.

Así mismo, reconoce el experto, es fundamental contar con políticas gubernamentales que promuevan prácticas sostenibles y regulaciones ambientales más estrictas que impulsen la adopción de prácticas de producción limpia para cumplir con los requisitos legales.

Por otro lado, son esenciales los programas de capacitación y asesoramiento técnico a los agricultores para facilitar su comprensión y adopción de estas prácticas. “La formación en nuevas tecnologías, métodos de gestión y prácticas agrícolas puede reducir las barreras y aumentar la disposición de los agricultores a cambiar sus métodos actuales”, afirma el experto de Sáfer Agrobiológicos.

A esto se suma el valor agregado que generan para el consumidor los productos cultivados bajo estándares de producción limpia, que les dan visibilidad en el mercado y precios premium a los agricultores.

En conclusión, es fundamental diseñar incentivos diversos que permitan viabilizar y hacer más atractivas las prácticas de producción limpia para los agricultores, al tiempo que contribuyen a la sostenibilidad ambiental y a la seguridad alimentaria a largo plazo.

compartir