Conoce qué productos plásticos se podrán seguir usando en Colombia

9 de julio de 2024

El pasado domingo 7 de julio entró en vigencia en Colombia la Ley 2232 de 2022, que prohíbe la producción e implementación de plásticos de un solo uso. Conoce las alternativas para cumplir con la ley sin comprometer la sostenibilidad del negocio.

Si tiene un supermercado o un comercio que ofrece bolsas plásticas de un solo uso para empacar productos como frutas y verduras ya está sintiendo el impacto de la Ley 2232 de 2022, que prohibió la fabricación y el uso de este tipo de plásticos como estrategia para mitigar el impacto ambiental de este tipo de materiales.

Desde el pasado 7 de julio las empresas comercializadoras y consumidoras se tuvieron que ajustar a esta normativa abandonando el uso de plásticos de un solo uso como:

  • Bolsas de punto de pago para embalar y transportar mercancías, a menos que sean reutilizables o de uso industrial.
  • Bolsas para embalar periódicos, revistas, publicidad y ropa de lavandería.
  • Mezcladores y pitillos para bebidas.
  • Soportes plásticos para bombas de inflar y copitos de algodón.

Los casos en los que se podrán seguir utilizando plásticos de un solo uso serán: 

  • Para empacar productos crudos de origen animal.
  • Por propósitos médicos, por razones de asepsia e higiene.
  • Para contener productos químicos dañinos para la salud humana o el medio ambiente.
  • Para empacar o envasar residuos peligrosos.
  • Para embalar productos con finalidad de exportación.

Allí no paran los cambios pues en el año 2030 saldrán del mercado los siguientes productos: 

  • Envases o bolsas para contener líquidos no preenvasados, para consumo o a domicilio.
  • Platos, bandejas, cuchillos, tenedores, cucharas, vasos y guantes para comer.
  • Confeti, manteles y serpentinas.
  • Envases para comidas o alimentos no preenvasados de consumo inmediato o a domicilio.
  • Láminas para servir o empacar alimentos de consumo inmediato o a domicilio.
  • Mangos para hilo dental.
  • Empaques para frutas, verduras y tubérculos con cáscaras, aromáticas, hortalizas y hongos.
  • Adhesivos, etiquetas o cualquier distintivo que se fije a los vegetales.

Este cambio puede ser una gran oportunidad para mejorar la productividad de las pymes en la medida en que reinventen la manera de entregar sus productos a los clientes finales, facilitándoles la vida y reduciendo costos de producción.

Los empresarios que no acaten esta norma podrán recibir multas que arrancan en $130 millones de pesos; en salarios mínimos mensuales legales los rangos van de 100 a 50.000, incluso, puede ocasionar el cierre temporal o definitivo del establecimiento. 

Alternativas para las pymes

Para hacer frente a estos cambios, las pymes pueden adoptar varias estrategias recomendadas en el Plan Nacional para la Gestión Sostenible de los Plásticos de un Solo Uso, desarrollado por el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible:

  1. Descartar la producción y consumo de productos plásticos de un solo uso: eliminar por completo de sus operaciones diarias los productos prohibidos y reemplazarlos por productos con materiales biodegradables.
  2. Repensar los productos plásticos con ecodiseño: rediseñar productos para que sean más duraderos, reutilizables y reciclables, utilizando materiales que alarguen su vida útil.
  3. Reducir la materia prima: implementar procesos que aumenten la eficiencia en la manufactura, minimizando el uso de plástico.
  4. Promover la reutilización: fomentar el uso de productos reutilizables, incorporando características que prolonguen su vida útil.
  5. Incrementar el aprovechamiento de materiales: reincorporar materiales en el ciclo productivo o recuperar su potencial energético.
  6. Desincentivar la disposición final de materiales: evitar el envío de plásticos a rellenos sanitarios mediante programas de reciclaje.

Transición hacia una economía circular

Las pymes pueden aprovechar esta transición para fortalecer sus prácticas sostenibles y mejorar su reputación ante consumidores cada vez más conscientes del medioambiente. Además, es crucial que las empresas estén al tanto de los desarrollos en certificaciones para productos sustitutos, ya que esto será fundamental para garantizar que las alternativas cumplen con los estándares ambientales y legales.

Finalmente, para que la economía circular funcione efectivamente, todos los actores, incluidos los consumidores finales, deben involucrarse. Las empresas deben educar y fomentar prácticas sostenibles tanto internamente como entre sus clientes, para que éstas se conviertan en parte integral de su cultura organizacional.

compartir